Ya llegó la primavera

El lunes me levanté de un humor de perros… Me había estado golpeando la boca toda la noche sin ninguna razón aparente, me acosté bastante activa porque cerré el domingo y eso tampoco ayuda a descansar como se debe, libraba y me había puesto el despertador pero había pasado de él y estaban empezando a enterarme miles de wasap que estaban sonando porque ya se había acabado el horario de “no molestar” del móvil…

Todo un día de mierda, como se suele decir, pero la cosa fue cambiando poco a poco…

Nada más montarme en el coche sonaba en Radio3 una canción que me hizo sonreír…. Ya llegó la primavera de Ismael Serrano… Con su ritmo pegadizo, su humor ácido y sus verdades como puños…

El sol me dio en la cara de golpe al salir del parking… Tengo la fea costumbre de no asomarme a la ventana a ver que día hace antes de salir de casa, así que tanto para la bueno como para lo malo el tiempo me sorprende… Y, esta vez, bendita la sorpresa… Sol radiante, 20ºC y aspecto primaveral que me hizo bajar las ventanillas del coche rauda y veloz…

Y ese olor… Olor a primavera, a sol, a césped, a ganas de hacer la fotosíntesis en una terraza con una cerveza bien fresquita,  a hacer planes hasta tarde, a paseos de la mano con Tiere y a parque con las niñas…

Hoy martes (escribo los post con toda la antelación que puedo) llueve como si se fuera a acabar el mundo, al menos en Madrid… Y ayer la señora del tiempo decía que la borrasca va a durar toda la semana… Estoy sentada en la habitación llena de trastos que Tiere y yo llamamos oficina con mucho cariño, pero que no se acerca a nada parecido… Mirando por la ventana, viendo llover… Y escuchado todas las canciones de Ismael Serrano de Spotify desde la que he colgado al principio del post y no puedo parar de sonreír

Sonreir por la primavera que ayer vino y que se nos ha escapado entre los dedos por esa borrasca que nos está dejando el agua que tanta falta nos hace.

Sonreír porque ha sido un día duro, pero llego a casa y tengo a alguien con quien compartir los días duros, los buenos y los mejores…

Sonreír porque “En Abril aguas mil” y ya vendrá Mayo a jodernos “con sus flores y sus niños”,  como bien dice la sabiduría popular…

Sonreír porque la vida es chunga, pero nadie os dijo que fuera a ser fácil…

Sonreír porque todo podría ir mejor, pero también peor…

Sonreír porque sí, porque es mejor sonreír…

Sonreír al fin y al cabo….

Sonreír…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *