Un poquito de Grecia en casa

image

El martes fui a Lidl y me encontré con una promoción de productos griegos. La verdad es que la había visto en el catálogo, pero no lo recordaba.

Estuve dando una vuelta y al final me traje la bolsa llena de cosas ricas. Os cuento…

Cuatro cervezas Mythos (las que os enseñé en la entrada del restaurante griego de tribunal Mythos), un tarrito de Tsatsiki (en el tarrito pone Tzatziki), un yogur con higo, un yogur con naranja y melocotón, patatas fritas con orégano, daditos de queso feta con hierbas y dos planchas de queso feta. Todo esto por 10.84, incluida la bolsa, que como no iba a comprar nada me fui sin ella.

Llegué a casa con la bolsa llena de cosas ricas y ganas de cocinar, y mira que hace tiempo que no lo hago porque es la tarea principal hogareña de Tiere. También había pasado por Mercadona a por una berenjena, dos mandarinas (aunque yo quería naranjas) y pan de pita, porque el menú de la cena se me ocurrió después de salir de Lidl. Tiere ya estaba en casa, así que le conté el plan: Tsatsiki, daditos de queso y paratas con orégano con una cervecita para abrir el apetito; queso feta con verduras al horno de entrante; rollitos de berenjena y bacon de segundo y yogur griego con frutas de postre.

Se le iluminó la cara y nos pusimos manos a la obra. Yo elegí cocinar el queso feta y Tiere las berenjenas.

Empezamos con las berenjenas…

En una sartén pochamos una cebolla cortada en trozos pequeños con un chorrito de aceite. Cuando estuvo pochada pusimos unas lonchas de bacon cortadas en tiras. Cuando el bacon estuvo hecho, le echamos ajo en polvo, tomillo, romero, pimienta y el zumo de una mandarina. Lo dejamos unos minutos al fuego y lo reservamos para después.

image

Mientras hicimos este, pusimos agua a calentar en una olla y sumergimos la berenjena cortada por la mitad para que se cociera. Cuando se cocinó, la sacamos, la enfriamos con agua y vaciamos la piel. Cortamos en trozos enlinterior y lo agregamos a la sartén con un puñado de aceitunas negras sin hueso cortadas en láminas y media placa de queso feta y lo pusimos al fuego un par de minutos.

image

Probamos de sal y especias, pero estaba perfecto y no tuvimos que rectificar. Encendimos el horno para que se calentara y pusimos en una bandeja de crista las pieles de la berenjena y las rellenamos con la mezcla de la sartén.

image

Pusimos por encima un poco de queso mozzarella y unas rodajas de mandarina y lo metimos en el horno.

image

Si, os he dicho que yo quería hacer rollitos de berenjena envueltos en bacon. Lo que pasa que Tiere en la cocina es muy suyo e hizo con las berenjenas lo que le dio la gana. Vamos, que cuando me quise dar cuenta estaba metiendo  las berenjenas rellenas en el horno para que se fundiera el queso… jajaja…

Mientras tanto, yo estaba cortando la verdura para el queso feta en trozos muy pequeñitos. Los tenía que poner a modo de “cama” en una bandeja de cristal con papel aluminio para hacer una especie de papillote. Corté medio pimiento verde, medio pimiento rojo y una cebolla.

image

Luego coloqué encima la otra placa de queso feta y alrededor lo que no había puesto Tiere dentro de la berenjena pero que ya lo había cortado.

image

Lo aderecé con tomillo, ajo en polvo, romero, pimienta negra y un chorrito de aceite.

image

Cerré el papel aluminio como para hacer papillote y al horno.

Mientras estaba todo en el horno preparamos la mesa: Satsiki, cervezas frías (las metí  en el congelador nada más llegar), pan de pita calentito, patatas con orégano y daditos de queso feta.

image

image

image

Sacamos las berenjenas del horno y os prometo que aunque no tengan muy buena pinta estaban buenísimas.

image

Y el queso feta nos dio un poco la ata porque no quería coger la textura cremosa que nosotros queríamos así que terminamos abriendo el papillote para que le diera el calor del horno directamente. No salió desmenuzado del horno, es que no me dio tiempo a hacerle la foto antes de que Tiere le hincara el diente…

image

El postre… Yogur con melocotón y naranja (el de la derecha) y yogur con higos (el de la izquierda). Yo pensé que me iba a gustar más el de melocotón y naranja pero me gustó más el otro. Es que se nota demasiado la naranja y el final era un poco amargo, no se, raro…

image

He de decir que nos pasamos un poco, nos tuvimos que ir a la cama rodando, pero estaba todo tan rico…

He buscado en Internet cuando se acaba la campaña de los productos griegos y no he sido capaz de encontrarlo, así que si os interesa algún producto ir lo antes posible a ver si queda algo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *