Sesión Newborn con Ruth Nieto

Los Reyes Magos le trajeron a mi hermana una sesión Newborn para cuando naciera Garbancita. Me costó mucho encontrar algo que realmente me llenara, que supiera que el resultado iba a ser el que imaginaba en mi cabeza, que transmitiera toda esa emoción y ese amor que hay en tu interior cuando hay un nuevo miembro en la familia. Joder, y que además entrara en presupuesto, vamos a ser claros…

Me pasé casi dos semanas leyendo acerca de este tipo de sesiones y buscando a esa persona especial que se pondría detrás del objetivo para inmortalizar ese momento.

Es importante que estas sesiones se hagan lo antes posible después del nacimiento del bebé (entre los 5 y los 10 días, como mucho 15, pero ya empieza a ser complicado). Hay muchas razones, la verdad. Durante los primeros días de vida los pequeños tienen el sueño mucho más profundo y aún conservan la flexibilidad propia de estar en el vientre de su mamá. Esto es importante para que no se despierten durante la sesión y para poder hacer instantáneas de los bebitos hechos una bolita.

Después de mucho buscar, encontré a Ruth Nieto. Contacté con ella por su página de Facebook después de trastear todas las publicaciones que tenía y la verdad es que fue todo muy sencillo. Me contó que podía trabajar tanto en domicilio como en su estudio de Ajalvir y que se podía hacer una tarjeta regalo personalizada con los nombres de las personas que regalábamos y las que recibían el regalo. Así que no me lo pensé más, dadas las facilidades que nos ofrecía y les hice el encargo a los Reyes Magos en mi carta. La tarjeta regalo nos llegó perfectamente a tiempo y estaba cuidada al máximo detalle. Preciosa y muy bien presentada.

Por fin llegó Garbancita a nuestras vidas y justo a los 7 días hicimos la sesión de fotos y conocí a Ruth.

La sesión fue a domicilio. Habíamos quedado a las 11 en casa de mi hermana y cuando Tiere y yo llegamos ya estaba todo preparado. Lo primero que hizo Ruth fue darse una vuelta por la casa para ver en que sitio era mejor hacer la sesión, que hubiera buena luz y espacio suficiente para desplegar el atrezzo. Y también calentar la habitación con calefactores para que Garbancita estuviera cómoda sin ropa.

Dejamos a Ruth con Garbancita y Tiere estuvo jugando con Gatito y yo ayudando a mi hermana a maquillarse un poco.

Cuando terminé me fui a ver si Ruth necesitaba algo y la verdad es que estaba la sesión súper avanzada. Me enamoró la forma de tratar a Garbancita. Como si fuera su bebé. Con delicadeza, con amor… Tenía puesto en el móvil nanas para que el ambiente fuera mucho más relajado, pero cuando se acabaron ella misma comenzó a tararear la típica que usamos todos para dormir a los bebés y se me deshizo el corazón al verlo.

A los pocos minutos a Garbancita le entró hambre y comenzó a estar inquieta y quejarse. “Tenemos que parar”, nos dijo. Mi hermana se puso a darle el pecho y yo me quedé con Ruth charlando.

Lleva 6 años dedicándose por completo a la fotografía. Es una antigua administrativa que se lió la manta a la cabeza y luchó por conseguir su sueño. Poco a poco ha descubierto que lo que más le gusta es trabajar con niños y se ha especializado en ello haciendo cursos y trabajando mucho. Lo que más le gusta es hacer sesiones de exterior porque dice que se le puede sacar mucho partido al entorno, incluso a sitios en los que, a priori, no te pararías a hacer fotos.

Conectamos en seguida. Incluso tuvimos un momento en el que, a mitad de la conversación, me salió darle un abrazo de esos de los que curan. Y salio sin más, del corazón.

Ruth también supo dedicarle un montón de tiempo también a Gatito, el que ella necesitaba… No todo el mundo sabe tratar a los hermanos mayores cuando hay un bebé en la familia y ella lo hizo a la perfección, a pesar de que Gatito al principio no quería hacerse ninguna foto… Y hay que tener cuidado para no pasarse el día barriendo (me encantó esta expresión). Gatito la recompensó haciendola un montón de dibujos pequeños para que se llevara a casa.

Sabéis que no suelo usar los nombres de verdad de nadie, que el blog es muy íntimo y todo el mundo tiene su nombre en clave en mi mundo bloguero. Si hubiera tenido que ponerle un nombre a Ruth, que por razones obvias no lo he hecho, habrían sido Alma o Aura. Alma porque la tiene pura, se ve a la legua que es una de esas mujeres especiales. Aura porque desprende un haz de luz cálida que te envuelve y te hace sentir especial.

Además, ya nos ha mandado un montón de adelantos de la sesión y no puedo dejar de morir de amor cuando me llega una foto nueva . Podéis mirar su Facebook aquí para ver todas las maravillas que salen de su objetivo.

Os recomiendo su trabajo 200%.

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *