Retomando hobbies

Mujer-leyendo-en-silla

Hace poco más de un año que Tiere y yo vivimos juntos y había dejado un poco de lado la buena costumbre de leer por las noches antes de acostarme.
Cuando vivía en casa de mis padres era una especie de ritual: cenar, ver un poco con ellos la televisión y charlar un rato, darles un beso de buenas noches, darle las buenas noches a Tiere y prepararme el chiringuito de leer. Doble almohada, buena  luz, a veces algo de música muy bajita de fondo y un buen libro.
Había noches, sobre todo si al día siguiente libraba o no tenía clase (durante casi toda la carrera he trabajado para pagarme los estudios), que la cosa se ponía interesante y he estado leyendo hasta las 3 o las 4 de la mañana, muerta de sueño, pero tan intrigada con la historia que no podía parar de leer…
La verdad que he leído todo lo que ha pasado por mis manos. Bueno, casi todo, porque se me ha resistido “El Quijote” y “La Biblia”. Si, se puede resultar algo extraño, pero quería leer por mi misma aquello de lo que todo el mundo da opiniones tan diversas y sacar mis propias conclusiones. Probablemente lo hiciera en una época en la que no era lo suficientemente madura.
Y también he probado los e-book, que son muy cómodos para llevar de vacaciones o cuando lees en transporte público porque pesan poco y puedes llevar muchos libros metidos. Pero se pierde un poco la magia, que no es lo mismo pasar una página que darle a un botón… Y también se pierde el olor a libro nuevo…
Bueno, a lo que yo iba era que hace un par de semanas me entró la nostalgia y rebusqué en la estantería de Tiere algo que leer, porque yo me dejé todos los libros (que son muchos) en casa de mis padres. Y sólo encontré “Bajo la fría luz de octubre” de Eloy M. Cebrián. Parece que lo digo como con pena eso de que solo encontré ese libro, pero la verdad es que me ha gustado mucho. Es uno de esos libros escritos en primera persona que hace que te pongas en la piel del personaje, lo que me ha resultado muy sencillo porque la protagonista es una chica. En el libro nos cuenta su vida y la de su familia antes, durante y después de la guerra civil española.
Ya tengo en la mesilla el siguiente candidato a ser  leído: “Los derechos torcidos” de Mariano Vara.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *