Hola Caracola

Hace tiempo que quería tener avatares para el blog porque, como sabéis, no os he enseñado nuestras caras ni dicho nuestros nombres reales en ningún momento. Me gusta mucho escribir y hablaros de lo que siento y lo que hago pero, de alguna manera, es mi forma de preservar un poco nuestra intimidad…

Di mil vueltas por un montón de tiendas de juguetes buscando muñecos de Lego o Playmobil y nunca encontraba nada que se adaptara a lo que yo quería.

Y el otro día, trasteando por Internet, vi que había una tienda en Madrid que se dedicaba justo a estas dos marcas… Así que allá que nos fuimos el sábado por la mañana a buscar unos “nosotros pequeñitos”.

La tienda en cuestión se llama Hola Caracola y está en la Calle García de Paredes 72. Nosotros fuimos en coche, pero hay que pagar Zona Verde o Zona Azul. Así que, si os lo queréis ahorrar, las estaciones de Metro más cercanas son Iglesia (Línea 1) y Gregorio Marañón (Líneas 7 y 10).

Esta tienda lleva abierta desde 2004, momento en el que no era fácil encontrar todas las referencias de las marcas que venden en las jugueterías normales y ellos supieron diferenciarse y especializarse en ellas.

La verdad es que la sensación que tuve al entrar fue genial… Volver a los juegos de la infancia… Querer encontrar mi “yo”pequeñito… Había de todo, no solo Lego y Playmobil… También venden Nanoclock, Schleich, Sylvanian Families, juegos educativos,…

Y por fin encontramos una pareja de ancianos muy molones que hemos tuneado para que se conviertan en nosotros. Les cambiamos el pelo, le quitamos la mantilla a la anciana y le pintamos de negro la barba al anciano… Y ahí estamos, más molones imposible…

image

Después de todas las vueltas que di para encontrar algo que me gustara y solo tenía que descubrir esta tienda… En 10 minutos estaba todo elegido y comprado… Y las chicas que nos atendieron eran encantadoras

Os dejo el enlace de la Página Web de la tienda para que le echéis un vistazo. Yo ya lo he hecho y se puede comprar online, aunque ir a la tienda es una pasada, lo recomiendo infinito. También os dejo su Perfil en Facebook, muy interesante, porque hacen actualizaciones de horarios, las visitas a las ferias y demás.

Si tenemos que hacer algún regalo o comprar algún otro avatar volveremos seguro a Hola Caracola. 

Día 3. Etapa 2. San Martín del Camino – Astorga

Dormir… Anoche dormí a trozos… Mi madre y nuestra compañera de habitación han ido como ochenta veces al baño esta noche…

El desayuno ha estado bien, había de todo: mermelada casera, café, te, bollos, tostadas… Todo dispuesto en una mesa enorme en el salón-comedor del Albergue Vieira… Después de desayunar hemos pagado la cuenta: 68€ por tres comidas, tres cenas, tres desayunos, dos cafés y dos cervezas.

La dueña nos ha despedido a las 7:00 con un abrazo y un “buen camino”, al que ya nos estamos acostumbrando…

Al salir del Albergue Vieira hay que recorrer todo el pueblo, paralelo a la N-120, y cruzar al lado derecho de la carretera para coger un camino de tierra.

Cuando hemos salido hacía frío y todavía no había terminado de amanecer. Los primeros pasos nos resultaron un poco difíciles…

Es curioso como los olores, los paisajes y los caminos pueden transportarte a otro lugar y a otra época. En este caso, a mi adolescencia y al paseo que hay al lado de casa de mis padres. El mismo olor a agua corriente y a sembrado… Los pájaros cantando… He vuelto a tener 15 años…

image

Los caracoles y las babosas nos han dado los buenos días hasta más o menos las 8, cuando ha terminado de salir el sol. A algunos no les habrá dado tiempo a volver a la vegetación, así que el calor y los otros animales habrán dado buena cuenta de ellos… Otros ya habían sucumbido bajo los pies de algún Peregrino despistado…

Hemos tenido un par de trozos en los que la vegetación nos comía… Pero se estaba bien, fresquito, y lo hubiéramos agradecido más adelante…

image                   image

Hemos pasado por el canal, lleno de agua.

image

Y ya cuando se veía el pueblo de lejos, el Camino gira a la derecha y te encuentras con esta preciosidad de paisaje.

image

image

image

Y hemos entrado a Hospital de Órbigo. En su Página Web puedes leer su historia, ver cuando son las fiestas,…

image

Pasando un par de calles sigues por encima de su puente de piedra, con el cauce lleno de agua…

image                   image

Parada obligatoria después de pasar el puente. Hemos estirado, comprado agua y descansado un poco. También me he echado crema solar, que ayer me quemé un poco la cara y el brazo izquierdo y no quería que el sol volviera a hacer de las suyas. Hoy lo intentamos hacer mejor, descansando 10 minutos cada 2 horas…

Justo cuando acaba Hospital de Órbigo hay que decidir si sigues de frente (caminando paralelo a la N-120) o giras a la derecha.

image

Nosotros hemos decidido ir a la derecha, porque nuestra guía lo recomendaba, pero no se si ha sido la mejor decisión…

Nada más salir del pueblo entras en un camino rodeado de plantaciones y con un pequeño bosque hasta llegar al siguiente pueblo.

image

image

image

image

image

image

El siguiente pueblo es Villares de Órbigo. Hemos pasado por él sin pararnos y, justo al salir, ha empezado una subida a un repecho que ha terminado cuando ya se veía el siguiente pueblo.

image

image

image

En Santibañez de Valdeiglesias hemos parado a desayunar en el Albergue Camino Francés.

image

El desayuno de los campeones… 11€ nos han costado tres cafés, tres zumos naturales de naranja, una tostada y un “sobao” del tamaño de un puño… Y además nos han sellado las credenciales… Había que parar si o si, porque el siguiente pueblo está a 8 km y teníamos que hacer un descanso.

image

image

A partir de aquí ha sido lo que más duro se me ha hecho de los dos días que llevamos caminando. Largas subidas con un sol de justicia…
El paisaje era precioso, pero ya iba molesta con los gemelos, los tobillos y el calor. Además me he puesto un sombrero de vaquero que no me dejaba mover la cabeza con soltura porque me golpeaba en la mochila…

image

image

image

image

image

También ha cambiado el paisaje, mucho más verde… Y nos encontramos con esa especie de espantapájaros en homenaje a los Peregrinos…

image

Ya cuando estábamos pensando que no íbamos a encontrar nada más que campo, hemos visto un oasis dentro del “desierto”. La Casa de los Dioses… Fruta, agua y bebidas en un sitio un tanto peculiar…

image

No hemos parado, la verdad, pero había un montón de gente…

image

Ya casi llegando al siguiente pueblo nos hemos encontrado con el Crucero de Santo Toribio… Desde aquí se ve San Justo de la Vega y Astorga al fondo…. El final de nuestra etapa de hoy…

Bajando una cuesta llegas a San Justo de la Vega.

image

Íbamos a parar a tomar un refresco pero hemos decidido seguir adelante… Sólo nos quedaban 3 km y teníamos unas ganas tremendas de llegar así que hemos hecho el último esfuerzo…

image

image

image

image

Cuando sales de San Justo hay que volver a decidir si ir de frente por la carretera o girar a la derecha por el Camino original, así que hemos girado y hemos encontrado imágenes tan bonitas como las que os he puesto arriba. Hay que cruzar las vías del tren por un puente y en ese momento ya llevaba los tobillos entumecidos… Realmente no sabía si iba a llegar… Luego las vías del tren antiguas…

Y al llegar a Astorga las últimas cuestas… Ya andaba pensando que no había más cuestas y la última, que nos llevaba al Albergue Publico de Peregrinos Siervas de María, ha sido la peorUn coche que bajaba la cuesta me ha gritado por la ventanilla “ánimo, ya queda poco” y casi se me saltan las lágrimas

Y por fin… Nuestra meta de hoy… La puerta del Albergue…

image

Hoy el Runtastic tampoco nos ha mantenido la ruta, así que la etapa de hoy también os la enseño con el mapa de Google.

image

Las botas y los palos al armario…

image

He llegado destrozada… Pero lo peor ha sido quitarme los calcetines y ver tres ampollas enormesHe cometido el error de no cambiarme de calcetines cuando hemos desayunado,como ayer, y me ha pasado factura.

image

Después de la ducha las he pinchado con una aguja y las he vaciado. Pero seguían doliendo…

Hemos ido a comer al bar que más cerca estaba del Albergue. El GPS Plaza. Nos hemos quedado en la terraza, aunque hemos tenido que movernos huyendo del Sol
Menú de 10,70€ con 0,30€ de suplemento de terraza. He comido pasta, pizza y tarta. Aunque no hay foto de la pizza…

image                  image

Cuando hemos vuelto al Albergue tenía las ampollas llenas de agua otra vez, así que he buscado en Internet como hacer para que no se llenen. Con Betadine, aguja e hilo, aunque dejando un poco de hilo para que drene bien y se queden vacías. Así queda el invento…

image

Hemos estado hablando con los demás Peregrinos y nos han dicho que si decides seguir de frente al salir de Hospital de Órbigo, el Camino va paralelo a la N-120 y que no es tan bonito, pero que se hace 1 km menos y es más sencillo.

Después la siesta… Mientras, mis padres han puesto la lavadora y la secadora y han ido a comprar la cena

A su vuelta, hemos estado un rato en la terraza del Albergue mirando al horizonte y he aprovechado para escribir la entrada…

image

Esta noche para cenar bocadillo de pavo y yogures en la cocina del Albergue.

image

Hoy sí que me duele la espalda, el peso de la mochila ha empezado a notarse… Y las ampollas… Madre…

Y pronto a la cama que mañana hay que madrugar otra vez para el cuarto día con la Etapa 3. Astorga – Foncebadón.

Graffitis Vivos

Inesperadamente, en uno de esos momentos en lo que no tienes nada que hacer y trasteas por Internet, he encontrado algo que me ha encantadoLos Graffitis Vivos, hechos con “pintura de musgo”… También los podemos encontrar por la red como graffitis verdes, graffitis de musgo, ecograffitis…

Os cuento un poco lo que he ido encontrando…

  • El origen de este arte vivo nació hace unos años a manos de Anna Garforth depués de visita un cementerio y ver como crecía el musgo a través de la piedra cubriendo las lápidas. Este tipo de Graffitis nos dan un mensaje muy claro: el respeto a la naturaleza, transmitiendo a través de lo que nace, crece, se reproduce y muere.
  • Después, la empresa “Green Graffiti” utilizó esta técnica y empezó a comercializar los Graffitis Vivos con un fin publicitario.
  • También existe en Nueva York un colectivo de artistas urbanos que se dedican a hacer este tipo de arte, son los “Mosstika Urban Greenery”.
  • Su “vida” está entre 2 y 3 semanas si está en una zona exterior y entre 2 y 3 años si está en una zona interior.
  • Hay que cuidarlos mucho porque necesitan humedad y hay que “regarlos” con un spray para que sigan intactos.
  • A las babosas y los caracoles les encanta comer musgo, por lo que hay que hacerlos alejados del suelo si no queremos que se los coman.
  • Las mejores épocas para hacer este tipo de Graffitis son la primavera y el otoño.
  • Las mejores zonas para hacerlos son paredes porosas (ladrillo o piedra) con orientación norte (porque no da el sol).
  • Hay que fabricar la “pintura de musgo”. En WikiHow he encontrado “la receta” bastante bien explicada y con fotos.

Os dejo las fotos de los Graffitis Vivos que he visto por Internet y más me han gustado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No he sido capaz de encontrar si están legislados, pero es una forma muy original de expresarse en una pared…

Día 2. Etapa 1. León – San Martín del Camino

Anoche nos acostamos muy temprano… A las 22:00 me metí en la cama y le di las buenas noches a Tiere… Así que antes de las 22:30 ya estaba intentando quedarme dormida. Extrañé mi cama y a Tiere, y que me costara tanto dormirme no ha ayudado nada a mi humor cuando ha sonado el despertador a las 6:30. Ni eso ni estar acompañada. Suelo levantarme sola siempre, tanto por irme temprano al trabajo como por irme después y que hoy tuviera que compartir baño y cocina con mis padres me ha puesto un poco de mal humor… Llamadme tirana… Os dejo…

Mi madre trajo desayuno preparado para hoy, así que nos hemos tomado un café y un trozo de bizcocho y hemos salido.

Había que pagar la habitación: 54’54€. Nos han deseado buen camino y hemos salido a las 7:15 del apartamento.

Hacia frío, la verdad, pero en cuanto nos hemos puesto a caminar se nos ha quitado. Hemos tardado algo más de una hora en salir de León, es lo que tiene haber dormido a las afueras justo en el lado opuesto de la salida del camino (unos dos km añadidos a esta etapa). Pero si hubiéramos dormido más en el centro no habríamos visto a un señor mayor repintando flechas amarillas… Y tampoco nos habría gritado una señora en medio de una plaza que nos estábamos confundiendo de caminoNi nos habríamos hecho la foto de familia en la puerta de la Catedral, cerrada, claro. Ni habríamos visto a los borrachos de vuelta a casa, nosotros diciéndoles buenos días y ellos contestándonos buenas noches.

image

Después de salir de León hemos seguido por Trobajo del Camino. Todo el tiempo se va por el pueblo y la verdad que se hace un poco pesado.

image

Hay que atravesar un polígono industrial y casi sin darte cuenta estas ya en Virgen del Camino.

image

Después de cruzar el pueblo, justo en la salida, hay una especie de laguito con un peregrino, perfecto para hacer la foto de rigor. Después ya casi todo el camino se hace por el campo. Aquí tienes que decidir ir por el Camino original o por uno alternativo que va por otros pueblos (lo encontraremos también en otros puntos más adelante).

Hay que tener cuidado para no confundirse porque después del túnel de la foto de abajo hay que ir a la derecha.
image

Seguimos caminando por el campo, viendo flores y plantas y camino, pero siempre paralelo a la N-120.

También tengo obsesión con los dientes de león y no pude resistirme a hacer una foto a uno que me pareció espectacular.

image

En Valverde de la Virgen hemos encontrado la primera curiosidad agradable

image

El Señor Agapito Trigal tiene una mesa en la puerta de su casa con viandas para que los Peregrinos cojamos fuerzas durante la etapa (galletas, fruta, frutos secos) además de indicarte donde puedes encontrar una fuente con agua potable. En el cartel colgado al lado de la ventana, podía leerse “Esto es para tí, peregrino, te lo da Agapito, el amigo de los peregrinos. Buen Camino”. También tiene un sello que hemos puesto en la credencial para no olvidarnos de él y un libro de firmas donde he dejado unas palabritas de agradecimiento.

image

image

Como a 30 metros del “chiringuito” de Agapito hemos desayunado por fin, en la terraza del mesón “El Yantar del Peregrino”. Casi cuatro horas después de salir de León. Zumo de naranja recién exprimido, café con leche y una tostada enorme por 5€. También tienen WIFI para los Peregrinos que, como mi padre, no tienen tarifa de datos en el móvil. Una familia muy amable la que regenta este sitio.

image

En Valverde de la Virgen hay que hacer parada obligatoria, porque en los siguientes 7km no hay absolutamente nada. Ni un banco para sentarse, ni una gasolinera, ni un bar, ni un pueblo…. Sólo campo, camino y N-120… En este tramo ha empezado a apretar el calor y hemos tenido que quitarnos chaquetas y ponernos un gorro… No sabemos cómo lo aguanta la gente que viene en verano… Sólo podíamos pensar en el sol de justicia de pleno Agosto por ese camino y nos queríamos morir. A medio camino se ha encapotado el cielo y lo hemos agradecido, porque hacía un calor que estaba empezando a ser insoportable…

Después de estos 7km de nada, está San Miguel del Camino. La foto del cartel no está muy clara, pero está…

image

Hay que cruzar la carretera y de repente nos hemos encontrado con este cartel… Que no se si me ha dado esperanza o bajona… 298km son muchos

image

En San Miguel del Camino también hemos parado a tomar un refresco y descansar las piernas, en La Panadería. Estábamos deseando llegar y no hemos tardado mucho en ponernos en marcha

Al salir del pueblo se ve a lo lejos el final de la etapa, un depósito de agua que parece una seta o un ovni.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y madre mía…. Este tramo si que se me ha hecho largo… Ya me dolían los pies y sobre todo los gemelos. Veía el depósito a lo lejos, pero no me cundía el andar

Y por fin hemos llegado al Albergue Vieira, también regentado por una familia…

image

Nos han asignado las camas literas, nos hemos dado una ducha y cambiado de ropa y hemos comido.

Los palos y las botas se han quedado en un armario con el resto, todos juntos fuera de las habitaciones para evitar olores indeseados.

Lo que no han conseguido mi madre ni la madre de Tiere desde hace más de 10 años lo ha conseguido el Camino de Santiago en un solo día… He comido legumbres…

image

image

image

image

Solamente un cacito, pero me las he comido… Y estaban buenas, pero la textura… Prprprpr…. También ensalada, lomo con queso y verduras y arroz con leche de postre.

He estado toda la etapa de hoy pegándome con Runtustic (la aplicación) para que no se parara y poder enseñaros el trayecto completo, pero ha sido imposible… No me ha guardado nada más que el último kilómetro…. Así que he recordado que un día Tiere me contó que Google sigue tus pasos a lo largo del día y he conseguido un mapa del día…

image

Hemos echado la siesta y, por segundo día consecutivo, me han despertado con música… Esta vez unos ingleses y una guitarra han tenido la culpa…

Pensé que no iba a hacer esto nunca, pero me he puesto chanclas con calcetines para dar una vuelta por el pueblo, para ver si había algo interesante y por dónde salir mañana….

image

No sin antes escribir algo en el libro de firmas del Albergue

image

Hemos ido a ver de cerca el depósito de agua

image

Cuando hemos llegado del paseo, algo después de las 7, estaban ya preparando el comedor para las cenas… Nosotros hemos preguntado si podíamos cenar más tarde, que está es la hora de la merienda para nosotros…

Compartimos habitación con una señora coreana, que habla inglés tan bien como yo… Vamos, que nos entendemos a duras penas pero nos entendemos.

He practicado mi inglés durante el día y la verdad es que no se me ha dado nada mal

Para cenar crema de calabacín y tortilla francesa.

image

image

No he sido capaz de comerme toda la crema… Era muchísima!!! Pero lo más interesante de la cena ha sido la compañía… Hemos cenado con Valentín, un Peregrino de Irún, nacido en Cádiz que empezó a caminar en Roncesvalles el 25 de Abril. Nos ha contado sus experiencias en estas etapas: dónde ha estado, la gente que se ha cruzado, las ampollas, la lluvia… Termina el mismo día que nosotrosEspero encontrarlo en otra parada

Cosas que he descubierto del Alberque Vieira a lo largo del día:

  • Aparte de las habitaciones de 2 y 4 literas (7€ por cama), hay habitaciones de matrimonio y de 2 o 3 camas (no he preguntado el precio pero no creo que sea muy alto).
  • Los baños y duchas están divididos por sexos.
  • Disponen de lavadora y secadora o lavaderos y un tendedero gigante por si prefieres lavar a mano (nosotros hoy no hemos lavado).
  • WIFI gratuito (muy importante) y un par de ordenadores en el comedor (se me ha olvidado preguntar como funciona su uso).
  • Hay una piscina en la que en verano será muy agradable darte un chapuzón, pero que ahora estaba tapada.
  • Desde el 2015 tienen calefacción, muy bien para los Peregrinos que se animan a hacer el Camino en los meses más fríos, porque este Albergue es uno de los pocos que está abierto todo el año.
  • Comidas y cenas caseras 100% y desayuno tipo buffet (que probaremos mañana).

¿Lo que más me ha gustado de este Albergue? El ambiente familiar y acogedor y la enorme terraza donde puedes descansar durante la tarde… En su perfil de Facebook podéis ver fotos que han colgado los Peregrinos que han pasado por allí…

Me voy a la cama con una sonrisa y dolorcillo en los gemelos.

Mañana otros 25 km… Día 3. Etapa 2. San Martín del Camino – Astorga.

El poder de los olores

He estado trasteando en Internet un poco y he leído que las personas tenemos algo llamado memoria olfativa, con la que asociamos un olor a un recuerdo, una persona o un momento

Y yo llevo unos días que no paro de acordarme de mi abuela paterna y podría ser por un millón de cosas, porque la echo mucho de menos. Pero podría decirse que es por un detalle sin importancia pero que me evoca a mi infancia una y otra vez.

La semana pasada tuvimos que comprar “con urgencia” un gel de ducha que no solemos usar Tiere y yo en casa y ni siquiera me acordaba que era la marca que ella usaba en la suya.

Fue abrirlo y “zasca”, me vinieron a la memoria un montón de recuerdos… De cuando iba a verla los domingos y se acababan de bañar, de cuando vivimos en su casa porque estábamos de obra en la mía…

Hace más de 10 años que falleció y el recuerdo de ese olor sigue ahí… Y tengo una mezcla de sentimientos cuando me ducho con ese gel… Cierro los ojos y de repente estoy bañandome en su casa… Vuelvo a mi infancia durante unos segundos y es reconfortante… Pero cuando los vuelvo a abrir me doy cuenta de cómo ha cambiado todo desde que no está…

Y buscando y buscando he encontrado otros recuerdos que vienen por olores… El otro día entré en un ascensor y alguien había dejado el olor del mismo perfume que una compañera de trabajo, ya os hablé del olor a primavera en un post, el perfume de mi madre que llevaba el otro día una señora en la tienda, el olor a bizcocho de mi madre recién horneado el otro día en un Albergue, el perfume de mi primer novio…

Es increíble el poder de la memoria olfativa

En busca de los calcetines perdidos

Estoy realmente preocupada por donde están mis calcetines… Pongo lavadoras y cada vez me faltan más… De repente hay un montón de calcetines desparejados en un montoncito…

En casa de mis padres no me preocupaba tanto… Había un montón de sitios donde podían esconderse: debajo de la cama, detrás de la lavadora o detrás del armario donde echábamos la ropa sucia, en el patio de luces de la casa porque se soltaran de las pinzas con el viento… Un millón de posibilidades…

Pero en mi casa no!!! La única posibilidad es que se los coma la lavadora… Os explico… Debajo de la cama no pueden estar porque el canapé llega hasta el suelo no hay ninguna separación por la que puedan esconderse, el cesto de la ropa sucia está en el baño, donde nos quitamos la ropa y la echamos directamente (no hay ningún camino intermedio entre quitarse la ropa donde se puedan caer por accidente y darles una patada), llevamos el cesto a la lavadora para ponerla (así que tampoco se puede caer), solamente pongo yo la lavadora y la tiendo y la recojo (así que sólo hay un sitio donde dejamos los calcetines desparejados, el mio…).

Así que la única opción que me queda es que el monstruo de la lavadora se los haya comido

image

Bueno, está la Leyenda del Monstruo de la Lavadora, la versión del Universo Paralelo, el Planeta de los Calcetines Perdidos

Después de mucho mirar por Internet, lo que más me ha convencido es lo siguiente… He encontrado este vídeo que lo explica perfectamente.

Y ahora bien… Hay que decidir qué hacer con los malditos calcetines

La opción que más me ha gustado es este pack de 3 bolsas para ropa delicada de IKEA. Cuesta 3,99€.

image

Lo único que tenemos que recordar es meter TODOS los calcetines dentro de la bolsa antes de meterlos en la lavadora…

También existen unos botoncitos a presión para unir los calcetines antes de meterlos en la lavadora. Hay muchas marcas y he de decir que no puedo opinar mucho porque no los he probado pero creo que tendría que invertir más tiempo en esta técnica. Primero hay que poner los botones a todos los calcetines y luego hay que acordarse de abotonarlos todos antes de meterlos en la lavadora… Todos los calcetines!! Al menos dos pares al día (uno de Tiere y otro mio) para unir antes de meternos en la lavadora!!! Pérdida de tiempo total!!! Aunque si me decido a probarlos os contaré el resultado… Lo prometo…

Como ya tengo un montón de calcetines desparejados y no se que hacer con ellos, he estado buscando por la red manualidades para usarlos y he visto millones de cosas. Desde fundas para el móvil hasta decoración de jarrones, pasando por peluches, recambios para la mopa (con los más gorditos), marionetas, cojines para que no pase frío por debajo de las puertas, un caballito de palo, bolas de malabares,…, y un millón de cosas más.

Pero lo que más me ha gustado ha sido este juego de pescar para niños… He conseguido encontrar una foto decente de esta web, pero no he sido capaz de encontrar un tutorial para enseñaros como hacerlo.

image

Parece muy sencillo, de todos modos… Con unos cuantos imanes, calcetines desparejados, algodón, hilo gordo y un palo en modo de caña de pescar podríamos tenerlo listo. Luego podríamos decorarlo más con botones para los ojos, pintar la caña, etc…

Día 1. Madrid – León

Levantarse a las 7 de la mañana, aunque sea para ir de viaje, no gusta… Cuando ha sonado el despertador me he hecho un poco la remolona, así que entre eso y que hemos tenido que echar gasolina hemos llegado media hora tarde

Durante el viaje hemos tenido toda la climatología posible: lluvia, niebla, sol, aire… Creo que solo nos han faltado los tornados y los huracanes, cruzaremos los dedos para que no surjan a lo largo de estas dos semanas.

El viaje ha empezado leyendo el capítulo extra del Universo Silvia. Ya terminé los dos libros y La Rubia me ha recordado esta mañana que lo tenía que leer, que me iba a encantar… Y ha sido cierto…

Hemos parado a desayunar a medio camino y por fin me he acordado de coger mi piedra para dejarla en la Cruz del Fierro, entre Foncebadón y Ponferrada. La intención era traermela de Madrid, pero mi mala memoria no me lo ha permitido…

He disfrutado mucho del viaje, sobre todo del paisaje… Está todo muy verde, las lluvias de los últimos días han colaborado para que todos los colores sean mucho más intensos. Y las cunetas están plagadas de amapolas y florecillas blancas y amarillas. No se que me pasa con las amapolas, pero es obsesión pura y dura…

Acabo de decidir, mientras escribía las líneas de arriba que voy a intentar hacer una entrada por día… Y la que voy a escribir en el mismo día, aunque luego la retoque y la ponga bonita en casa. Pero no os preocupéis, no voy a llenar semanas completas con entradas sobre el Camino… Las publicaré poco a poco, quizás una a la semana, para que no se os haga pesado… Pero tendréis que esperar muchas semanas hasta que lleguemos a Santiago… Jajaja…

Me duele la espalda. Supongo que serán las horas de coche, que no estoy acostumbrada a estar sentada tanto tiempo.

Y estoy segura de que voy a echar de menos mi cama y sobre todo mi almohada, soy de las que me llevo la almohada a todos los viajes, pero a este no he podido traermela. Estad seguros de que si lleváramos “coche de apoyo” la habría traído.

Y estoy nerviosa. No soy capaz de quitarme de encima esta sensación… Un nudo en la boca del estómago permanentemente.

Y no quiero que Tiere se vaya… Me da pena que no puede hacer el camino completo con nosotros, aunque venga el sábado que viene le voy a echar de menos… Si, lo sé, son sólo 7 días… Pero ya me he acostumbrado a dormir con él, a esa sensación de seguridad cuando acaba el día, me abraza al acostarnos y se que todo va bien.

Cuando hemos llegado a León había 16°C, 8 más que en Madrid cuando hemos salido de Madrid.

Aquí nos alojamos en unos apartamentos universitarios que están muy bien. Residencial Emilio Hurtado. Reservamos un apartamento de tres habitaciones, con baño, salón y cocina. Está limpio y las camas son pequeñas pero cómodas. Además de la cama tiene un armario enorme y una mesa y una silla, perfecto para estudiantes. Está un poco alejado del centro, pero en algo más de media hora puedes llegar caminando a la Catedral.

Hemos dejado todos los trastos y nos hemos ido a conocer el centro de la ciudad. Al final hemos tenido que dejar el coche en un Parking, porque era imposible encontrar aparcamiento en la calle. Y gran sorpresa nos hemos dado cuando hemos salido del Parking y nos hemos encontrado con un mercadillo.

image

image

Hemos caminado hacia la Catedral, buscando una tienda de souvenirs donde comprar nuestras conchas de peregrinos y buscando la oficina de turismo, donde nos han puesto el primer sello de la credencial y nos han explicado que ver en León.

image

También hemos visto la primer flecha amarilla y me ha hecho tanta ilusión que les obligué a hacer una foto pies…

image

Hemos buscado un sitio para comer de menú y hemos acabado en un restaurante en una especie de entreplanta cerca de la C/Independencia. Nada reseñable de la comida, la verdad, menú normal y corriente. Lo más divertido de todo es que en la parte de atrás del restaurante había como una especie de locutorio con ordenadores y una copistería… Muy universitario todo…

Hemos vuelto a la residencia para que Tiere durmiera un poco antes de volver a Madrid y mis padres se han ido a buscar el principio del camino para mañana… Al final nos hemos dormidos los dos, pero nos ha despertado la musica alta de un coche… Un coche que ha venido a ver el béisbol… Esta mañana ya estaban jugando cuando llegamos, no pensé que estuvieran también toda la tarde…

image

Cuando nos hemos despertado hemos ido a Mercadona a comprar cena… Hoy ha tocado bocadillo de lomo con queso y tomate…

Y al final Tiere tuvo que irse… Y se me hizo un nudo en la boca del estomago… Y las lágrimas se asomaron a ver que tarde se había quedado… Pero no terminaron de salir… Es una sensación rara… Llevamos viviendo juntos más de año y medio y si no dormimos juntos me siento rara…

Hemos pasado el resto de la tarde viendo CSI en la tele y descansando… Por fin, después de tanto preparativo, mañana empezamos la ruta de verdad… Día 2. Etapa 1. León – San Martín del Camino.

Si señor

¿Os acordáis que en el post “Atardecer en el Templo de Debod” os dije que no todos los planes que hacer en Madrid eran caros? Pues os conté una pequeña mentirijilla, porque esa noche reservamos con El Tenedor en un mexicano para ir a cenar con Mora y Chanchi.

Le estuvimos dando mil vueltas a la aplicación hasta que decidimos el sitio: Sí Señor, en Castellana 128.

Era el restaurante mejicano que mejores críticas tenía, nos convencieron las fotos de la comida y tenía un buen descuento (40% de la carta reservando a unas horas concretas o un menú degustación en otras horas).

Cuando llegamos solamente había una pareja de personas mayores cenando, pero luego se llenó el restaurante hasta el punto de hacer un calor horrible y haber un ruido insoportable…

Durante toda la noche nos atendieron varios camareros, todos muy amables, la verdad. El primero que se acercó a nuestra mesa nos explicó como funcionaba la reserva con El Tenedor. Resulta que, para disfrutar del descuento, tienes que pedir, como mínimo, cuatro entrantes o postres y cuatro segundos (el combo y los segundos para compartir valen por dos).

Así que nos pusimos a rastrear la enorme carta pensando lo que queríamos comer y beber. La bebida nos costó mucho menos, por supuesto… Tres cervezas Sol y una michelada… Chanchi es ecuatoriana y en su último viaje a su país las probó. Pero resulta que esta que nos sirvieron no nos gustó mucho a ninguno. Sabía como a fajitas, pero era raro porque tenía burbujas… Vamos, que la experiencia no fue nada positiva. Pero los camareros nos la cambiaron por otra cerveza Sol y sin cobrarnos la michelada. Todo un detalle.

Y de comer… Somos muy de compartir, así que es lo que hicimos, aunque tardamos un montón en decidirnos…

Para empezar dos kombos. El “Kombo Si Señor” con alitas, quesadillas, jaladas, queso frito y guacamole. Y el “Kombo Mexicano” con flautas, guaraches y quesadilla de champiñón y guacamole.

image

Y luego dos fajitas, una de pollo y otra de ternera, que al final los chicos terminaron mezclando…
image

Y los postres… Fondue de Chocolate, Crepa de Cajeta, Crepa Si Señor y Dulce de Mango… Todos buenisimos, pero me sorprendió un montón el último…
image

Y con la cuenta nos trajeron unos chupitos de Margarita.
image

Es una pena no vivir en el centro, porque puedes pedir la cena o la comida a través de Just Eat o La Nevera Roja.

No os voy a engañar… Hace tanto que fuimos que no recuerdo muy bien cuanto nos costó la cena… Ni con descuento ni sin descuento… Sólo recuerdo que fue menos de lo que esperábamos…

Fue una noche agradable con Chanchi y Mora y dijimos que cada mes íbamos a probar un país diferente… Y ahora que recuerdo… No lo hemos cumplido…

Universo Silvia

image

Bueno… Pues ya he terminado de leer los dos libros del Universo Silvia… Los de la iniciativa del Libro Viajero que hice con las Amis…

Empezamos con “Persiguiendo a Silvia” y la intención era comprar “Encontrando a Silvia” en el siguiente cumpleaños, pero fuimos incapaces de esperar más de lo interesante que estaba y La Rubia se encargó de ir a comprarlo…

Quería llevarme la segunda parte para el Camino, pero me lo leí en tres días la semana antes de que emprendiéramos viaje… Bueno, leer es un decir, porque lo devoré… Incluso estuve leyendo una mañana que no podía quedarme dormida cuando se fue Tiere a trabajar y yo trabajaba de tarde…

No quiero hacer spoiler de nada de los dos libros, sólo os voy a hablar de sensaciones

Silvia… Silvia es muy peculiar, pero no os engaño cuando os digo que es una mezcla de nosotras cuatro en casi todos los aspectos… Le pasan cosas que nos han pasado a alguna de nosotras, de ahí que yo eligiera este libro en concreto para el Libro Viajero, para hacernos reflexionar acerca de nuestras relaciones… Había leído las sinopsis y los comentarios de la gente que hay por Internet y creo que no podía haber dado más en el clavo…

El libro… Te hace sentir… Tan pronto te estás riendo a carcajadas como te pones a llorar como una niña pequeña… Sientes ansiedad por lo que les pasa a los personajes, preocupación, pena, alegría… También hay capítulos en los que te excitas tantísimo que ríete de las 50 sombras…

Como yo fui la última en leerlo las Amis ya sabían por que etapas iba a pasar y las muy cabronas me pinchaban…

De verdad que me han encantado y creo que puedo decir que a las amis también… Tanto que Sarabi se puso a investigar y encontró un capítulo extra del libro, algo que es realmente inusual, pero que Elísabet Benavent decidió hacer con los personajes de este libro para que supiéramos que pasaba con ellos

Lo comenté con La Rubia y estaba totalmente de acuerdo conmigo cuando le dije que me gustaría leer la historia desde el punto de vista de los personajes masculinos, pero principalmente desde los ojos de Gabriel. Estoy segura de que sería una historia tan maravillosa como la que hemos leído desde los ojos de Silvia.

Os recomiendo que los leáis, los dos, sequidos… De verdad que es una historia que te hace sentir desde lo más hondo

Que meter en la mochila para hacer el Camino de Santiago

En el post de las vacaciones de invierno, en el que os hablé de que ya teníamos todo preparado para hacer el Camino de Santiago, os dije que lo que más difícil nos había resultado fue la mochila.

Lo primero y más importante, elegir la propia mochila… Hicimos varias visitas a Dectahlon (realmente lo hemos comprado todo allí) y en una de ellas nos centramos en la compra de la mochila y del chubasquero para taparla. Buscamos a uno de los dependientes que trabajan allí para que nos echara una mano, porque realmente andábamos muy perdidos. Lo primero que nos preguntaron fue el tiempo que íbamos a estar caminando, si queríamos que fuera transpirable, cuanto nos queríamos gastar,…

Una de las cosas a tener muy en cuenta es que te recomiendan que la mochila no pese más del 10% del peso de tu cuerpo. Por lo tanto, si pesas 60 Kg te recomiendan que lleves 6, si pesas 70Kg que lleves 7, si pesas 80 Kg que lleves 8… Y así… Aunque si llevas menos del 10% mucho mejor.

Al final nos decidimos por una mochila que se abre como un petate (por la parte de arriba) y como una maleta (tiene una cremallera en la parte frontal). Tiene una buena protección en la parte de la espalda y es un poco transpirable, aunque no la que más. Al final tienes que sopesar un montón de variables a la hora de gastar dinerito, porque hemos tenido que hacer una inversión bastante grande en material.

Como no la he encontrado en internet os pongo la foto de las nuestras. La había en gris y en rosa y yo decidí que gris estaba bien.

image

(Lo confieso… Se me olvidó hacer la foto “antes” y ha tenido que ser del “después”)

Otra de las cosas importantes para la mochila es un buen chubasquero. Tiene que cubrirte a ti y a la mochila si lo compras de capa. También está la opción de comprar un chubasquero para la mochila y llevar ropa impermeable, pero no nos pareció práctico.

Una vez comprado el continente, hay que empezar con el contenido. Hemos intentado llevar sólo lo imprescindible y repartir las cosas comunes entre todas las mochilas. Así que al final nosotros llegamos justos al peso recomendado.

Lo que hemos echado, finalmente, en la mochila:

Dos pantalones, uno desmontable y otro normal. Además yo he echado una falda-pantalon de Decathlon muy cómoda.
Tres camisetas (una para cada pantalón).
Ropa interior. Las bragas las estoy tirando cuando me las quito (son de las más viejitas que tenía por casa). Los calcetines: traigo tres normales para cambiarme de calcetines por las tardes y cuatro especiales sin costuras de Decathlon que se adaptan al pie a la perfección.
Tres sudaderas o chaquetas de deporte, porque por la mañana hará frío.
Un pijama.
Chanclas para la ducha.
Otras chanclas con cuerdas o unas deportivas para cuando te quitas las botas.
Linterna o frontal, por si madrugas mucho para caminar y para ir al baño por la noche en el albergue y no molestar al resto de los peregrinos.
Documentación: DNI, Cartilla Sanitaria, tarjetas de crédito y dinero en efectivo.
Saco de dormir.
Mochila de tela que se pueda llegar para llevar las pertenencias cuando vas sin la mochila grande (a pasear por la tarde, a la compra…).
Neceser: gel, champú y desodorante son lo básico. También crema solar.
Botiquín. Lo más importante para echar aquí son hilo, aguja y betadine (para curar ampollas), ibuprofeno o similar (recomiendan dos al día aunque no te duela nada), compeed (para ampollas y rozaduras), vaselina en crema (para untar los pies antes de salir a caminar), alguna crema antiinflamatoria y las pastillas que tu necesites si estás siguiendo algún tratamiento.
Toalla. Nosotros hemos traído una de microfibra de Decathlon que se queda muy pequeñita cuando la doblas.
Bastones. Imprescindibles para apoyarse en los tramos difíciles a lo largo de las etapas.
Gorra, sombrero o similar. Y gafas de sol. Para protegerse del sol.
Detergente a mano para la ropa. Nosotros compramos un botecito de mercadona.
Navaja.
Pañuelos de tela para el cuello.
Tapones para los oídos. Por si los compañeros de albergue roncan mucho.

Creo que no se me ha olvidado poner nada de lo que llevamos. Ya os contaré cuando volvamos cuantas de estas cosas hemos usado y cuántas no.

Página 4 de 1212345678910...Última »