Maldito verano…

Odio el verano… Bueno, tampoco es así del todo, que a veces me pongo muy drástica… Lo que pasa es que en verano hay muchas cosas que no me gustan

No me gusta el calor excesivo y, teniendo en cuenta que en Madrid no hay apenas primavera ni otoño, me paso medio año echando pestes del calor que hace. Y el sudor… Odio el sudor!!!

No me gusta acostarme de día cuando entro a las 5 de la mañana. Y en verano anochece ya pasadas las diez, así que tengo que retrasar mi hora de dormir. Y si retraso mi hora de irme a la cama casi no duermo…

No me gusta la playa. En realidad no es la playa lo que no me gusta, sino la arena de la playa, los bichos que viven en el agua y la mínima posibilidad de encontrarme alguno, la sal del mar ni la idea de tostarme al sol (por lo que siempre busco una sombra y llevo protección 50). Vale… No me gusta la playa!

No me gustan los pantalones cortos, sobre todos los “chocheros”, los “pantanga”, los “chochorts” o como buenamente los conozcáis… Joder! ¿Que les cuesta a las marcas de ropa poner un par de centímetros más a alguno de sus modelos de pantalones?

Y sobre todo, sobre todo, sobre todo… Lo que más odio del verano es rozarme las piernas cuando llevo vestidos fresquitos!!! Oh!! Maldito suplicio veraniego…

Aunque hay un montón de cosas que me gustan de verano

Me gusta que los días sean tan largos… Que sea de día cuando me levanto a las 6:30 y se escuchen ya los primeros pajaritos que te dan los buenos días… Y también que se haga de noche a las 22:30 y pueda alargar mis tardes hasta el infinito.

Me gustan las terrazas al aire libre, con sus cafés a media mañana, sus cañitas por las noches o las cenas de cervezas y tapas.

Me gustan el gazpacho y el salmorejo con tropezones, que es lo que más me apetece cenar en las noches calurosas.

Me gusta la fruta de verano: la sandía, el melón, las paraguayas, las nectarinas, los albaricoques, los nísperos y los melocotones… Y que el frutero me perdone si se me olvida algo… Y si lo ponemos todo en una ensalada (bueno, todo a lo mejor no) con un yogur me hace muy feliz.

Me gusta dormir en bragas y las duchas fresquitas que te quitan el calor.

Me gusta chapotear en la piscina… El agua fría, los dedos acorchados, los labios morados, los juegos con Gatito, enseñarla a tirarse sin hacerse daño, a bucear sin que le entre agua en la nariz, a nadar con la boca cerrada y a que se me pongan los ojos rojos del cloro porque a ella se le han olvidado sus gafas y darle las mías.

Me gusta comer helados, sobre todo el de canela y el de menta con trozos de chocolate.

Me gusta pasar tiempo con mis amigos y mi familia, que con eso de que los días son más largos aprovechas más.

Me gustan los vestidos fresquitos, ponerme morena (aunque no mucho) y las sandalias cómodas.

Me gusta el café fresquito y echarme la siesta en la cama, con 40 grados a la sombra y el aire acondicionado puesto en la habitación.

Me gustan las vacaciones, los festivales, el turisteo, los viajes, los planes inesperados, conocer gente y visitar amigos que viven lejos.

Pues ahora va a resultar que si que me gusta el verano!!!

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *