Iroco

El lunes fue un día especial para Tiere y para mi y queríamos salir a cenar fuera, pero no teníamos muy claro donde. Así que cogimos “El Tenedor” y encontramos este restaurante que nos dejó encantados.
Se llama Iroco y está en la Calle Velázquez.

Reservamos a las 21:30 pero llegamos un pelín antes porque aparcamos en el parking que está justo en la puerta, un acierto, sobre todo porque se me ocurrió la genial idea de ponerme tacones… Jajaja…

Nada más entrar nos preguntaron si queríamos dejar los abrigos en el ropero. Les dijimos que si y nos dieron a cambio unas fichitas con unos números.

En el restaurante sólo había una mesa ocupada, dos chicas y dos chicos. Estaban apartados del resto de mesas y parecía una cena de negocios, los típicos jefes que sacas a cenar el día que vienen de visita.

Los camareros súper atentos a cada movimiento que realizábamos. Música ambiental y luz acogedora para toda la estancia. Da gusto cenar así.

image

Ya le habíamos echado un vistazo a la carta (que encontramos en la web del restaurante) y se nos habían antojado un par de cosas, pero aún así, como era la primera vez que ibamos a este sitio, preguntamos al camarero si estábamos pidiendo correctamente.

Para beber pedimos dos copas de Ramón Bilbao, uno de los vinos que más me gustan.

De aperitivo nos trajeron dos chupitos de crema de calabaza con anacardos. Estaba templada y el contraste de los anacardos le daba un toque espectacular.

image

Cuando Tiere y yo salimos a cenar solemos compartir todos los platos para así probar los dos las mismas cosas. Hay veces que no tenemos la misma opinion acerca de los platos, pero para gustos se hicieron los colores…

De entrantes pedimos media ración de “ensalada de burrata con escalivada y tomate confitado” y otra media de “nachos con tratar de atún y guacamole”.

La ensalada fue todo un acierto. Pusieron la burrata fría y la escalivada y el tomate templados. No se como han sido capaces de confitar el tomate sin que se les rompiese. La escalivada fue una de las mejores que he probado en mi vida y he de decir que he comido bastantes, sobre todo durante las 6 semanas que viví en Barcelona hace unos años. La burrata estaba buenísima, si no la habéis probado nunca y la veis en alguna carta de algún sitio donde vayais a cenar atreveos a probarla. Es un tipo de queso italiano hecho con leche de vaca, pero tiene la peculiaridad de ser cremoso por dentro y tener una textura como de hilos en su parte más “dura”.
image

Los nachos fueron un acierto para Tiere, pero yo sólo me comí la mitad. Estaban muy buenos, pero me chirriaba un poco la textura del tratar, que soy un poco rara oye… A Tiere en cambio le encantó y se comió el suyo y la otra mitad del mío. La pasta de abajo es ” casera”, vamos, que la hacen allí…

image

De segundo pedimos raciones enteras de chipirones con habitas baby y hamburguesas de ternera.

Los chipirones estaban muy buenos. Sobre todo las patitas (porque crujían) y las habitas baby (muy tiernas). A los cuerpos de los chipirones les habría dado una vueltecita más para que estuvieran un poco más tostados, pero el general un plato muy bien balanceado. Además tenía unos trocitos de naranja y de pomelo, que le daban un toque diferente. El bocado que tenía chipirón, fruta, habitas y patitas era una pasada.
image

Las hamburguesas…. Otra vez un acierto para Tiere, pero no para mi… En la carta ponía hamburguesas de ternera con queso de Miraflores y resulta que era queso de cabra y además de los fuertes, fuertes. Creo que os lo he contado en algún post, que no puedo con los quesos fuertes. Culpa nuestra por no preguntar. Y luego la carne, hecha al punto, por lo que sangraba un montón, tanto que en una de ellas “manchó” hasta el pan. Menos mal que era el plato de Tiere, porque solo fui capaz de comerme un sólo bocado y eso que los segundos también eran para compartir. También es cierto que si hubiera sido sólo para mi habría preguntado por el queso y dicho que quería la carne muy hecha.
image

Y ahora el postre…. Busqué en la carta tarta de queso, pero no había!!! Ohhh!!!! Drama!!!
Así que volví a leerla un par de veces a ver si algo me llamaba la atención y hubo un par de cosas… Uno de los postres tenía helado de aceite de oliva otro queso mascarpone.
Como no lo teníamos muy claro preguntamos al camarero y al final nos decantamos por Frangipan y Crujiente de Tomate.

El Frangipan es una especie de Tarta de Santiago que se deshace en la boca, acompañado con natillas de naranja y un helado que no me sabía a nada conocido pero que le daba un toque diferente al conjunto.
image

Y el crujiente…. Madre mía… No tengo palabras… Es uno de los mejores postres que he probado jamás. De verdad, me habría pedido otro… A ver, que os explico… El crujiente es como el de los nachos, pero hecho con azúcar, así que tiene un toque dulce. Encima de la base una capa generosa de queso mascarpone y bien de mermelada de tomate. La mejor mermelada de tomate del mundo, una pasada. Las frambuesas tenían muchísimo sabor y le daba el toque ácido al conjunto. Cada ingrediente por separado hace que el conjunto sea espectacular.
image

Echamos cuentas del total y nos salían como 85€ o algo así. Era una noche especial e íbamos preparados para gastarnos unos 100€, pero cuando nos trajeron la factura nos dimos cuenta de que al haber reservado con “El Tenedor” teníamos un 40% de descuento en la carta (y no nos acordábamos). Así que la cena nos salió por 52,80€, mucho mejor, por supuesto.

Cuando pagamos la cuenta, el camarero nos preguntó que si era la primera vez que ibamos al restaurante. Le dijimos que si y nos preguntó que si queríamos ver la terraza. Así que cogimos las cosas y nos llevó a ver la fantástica terraza que tiene el restaurante. A pesar de ser enero y no llevar abrigo había una temperatura agradable. Era preciosa, iluminada tenuemente y llena de vegetación. Seguramente en plena temporada sea una pasada, pero verla así, en invierno, vacía… Fue un broche estupendo para una noche estupenda. Seguramente volveremos.

“Podría ser otro día, podría ser otro lugar, pero no podría ser otra persona”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *