Dia 4. Etapa 3. Astorga – Foncebadón

Me he roto…. Ni siquiera he podido acabar la etapa… Me he quedado en el pueblo de antes… Me he hecho daño en las rodillas y no puedo caminar más…

He llorado. Mucho. De rabia, de desesperación, de pena, de angustia, de dolor…

No puedo seguir con mi camino, tendré que retomarlo en otra época de mi vida. Con más calma, sin prisa, habiendo entrenado más y mejor…

Pero voy a empezar desde el principio…

La verdad es que es difícil conciliar el sueño en los albergues… Hoy nos vemos levantado antes, a las 6:10 estábamos despiertos. Me he tapado las ampollas y nos hemos puesto en marcha.

Pero el primer tramo ha sido corto, hemos parado a desayunar en el Café Romano. Desayuno peregrino por 3,50. El zumo un poco pequeño, pero todo muy rico.

image

Al pasar por la puerta del Ayuntamiento de Astorga nos hemos hecho el “selfie” de rigor

Sales de Astorga y te encuentras el cartel de Valdeviejas, pero ni siquiera pasas por ese pueblo… Se queda a la derecha del Camino…

image

Un poco más adelante está esta ermita. Con su leyenda del pozo. Dicen que había un pozo y que un niño, jugando, se cayó dentro. La madre, angustiada empezó a llorar y a rezar y el agua del pozo subió para salvar al niño…

image

Sigues caminando y te encuentras con Murias de Rechivaldo.

image

En el siguiente pueblo, Santa Catalina de Somoza, hemos hecho una parada en el primer bar que nos hemos encontrado.
image

Ni siquiera recuerdo el nombre del bar, aunque hay foto… Nos tomamos un zumo de naranja y un plátano. He revisado las ampollas y me he cambiado los calcetines, me he echado crema solar y quitado el forro polar, que ya hacía calorcete

Aquí ya me molestaba un poco la rodilla, pero no le he dado importancia… Pensé que estaba cargada y ya está… Que se pasaría el dolor…

image

image

image

image

De Santa Catalina a El Ganso me dolía un poco más, pero he seguido aguantando… En este tramo mantuve el ritmo cantando en mi cabeza “estaba el señor don gato…” y “en la calle 24”. A pesar del dolor he sido capaz de llegar sin problemas. Aquí hemos comprado agua fría porque la que llevábamos, de darle el sol, estaba calentorra y ya ni refrescaba… El tramo era recto y, aunque íbamos por camino, no ha sido dificultoso…

image

image

image

image

De El Ganso a Rabanal del Camino ha sido la peor parte de la etapa. Subidas con piedras en las que se escurrían las botas, barro, ramas de árboles, agua…

image

Cuando he llegado a Rabanal del Camino el dolor ya era insoportable. Y en las dos rodillas. Le he preguntado a mi padre cuanto quedaba y cuando me ha dicho 6 km me he echado a llorar porque sabía que no iba a poder llegar… Ni medio kilómetro habría podido hacer… Me he sentado en el primer sitio que vi cercano y he seguido llorando con ansiedad…

Y resulta que estaba en el banco de una tiendaHan salido los dueños y me han preguntado que me pasaba, les he dicho que me dolía mucho y que no podía seguir. Todo entre lágrimas, no se ni como se han enterado… La dueña, una señora con el pelo rosa, me ha echado crema en las dos rodillas y me ha dicho que ella me subía en coche por la tarde al Albergue de Foncebadón. Ha cogido mi mochila, me ha quitado las botas y me ha metido en un cuartito de la tienda con una cama. Me ha dicho que me relajara y me durmiera, que no pasaba nada….

Mis padres han seguido los 6km que quedaban y cuando les he vuelto a ver me han dicho que, si hubiera seguido, no saben si habría llegado. La cuesta mucho más empinada, barro, agua y muchas piedras. A ellos les ha costado más de dos horas llegar al Albergue y estaban bien…

El sitio donde me han acogido… No tiene ni nombre, o al menos yo no lo he visto… María y Fernando se hacen cargo de él. Tienen una pequeña tienda y un jardín con entrada gratuita al que puedes acceder para comer algo o para descansar. Los he intentado buscar en Internet y no están. Así que si venís a Rabanal tendréis que buscarlo… Él Argentino, ella Madrileña y su hija (una adolescente de pelo azul)… Para mi ha sido un mundo lo que han hecho por mi… Estaba tan rota…

image

Por la tarde me ha subido en coche a nuestro Albergue: “La Cruz de Fierro”. No tiene Facebook ni Página Web así que os dejo este enlace para que le echéis un vistazo.

Foncebadón no tiene ni casas… Cinco o seis albergues y me pareció ver una tienda… Pero ni médico ni fisio… Así que tenía que esperar a Ponferrada…

Al rato de llegar empezó a llover… Lluvia fuerte y con sol…

image

Cuando llegué al albergue me duché y comimos, ya eran las 17:30, así que también nos sirvió de merienda-cena…
Pasamos la tarde hablando con otros Peregrinos, descansando, ayudando a otros a pinchar ampollas y decidiendo que hacer…

Mañana yo voy a Ponferrada en taxi, no puedo caminar… Mis padres siguen caminando… Mañana les toca Etapa 4. Foncebadón – Ponferrada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *