Día 10. Sarria – Portomarin (en coche)

Esta noche no he dormido casi nada… Los “vecinos” de arriba empezaron a hacer ruido como a las 11:30 de la noche y no pararon en un buen rato… Luego mi padre se puso a roncar y ya no hubo más remedio que mirar a la cama de arriba…

Cuando esta mañana se fueron mis padres nos quedamos dormidos otro ratito y sobre las 8 nos pusimos en marcha… Ducha, recogerlo todo y desayuno completo en el bar de al lado del Albergue…
Hoy veníamos directos a Portomarin… Trayecto que hemos hecho sin prisas y haciendo otro time-lapse… Casi al llegar a destino nos encontramos con un banco de nubes bajas… Una pasada de vistas…

Llegamos al Albergue Aqua tempranisimo, a pesar de no encontrarlo en un principio porque la calle no salía en Google Maps. Estaban empezando a limpiar y ni siquiera les habían confirmado desde la central todas las reservas. Nos han dicho cuales eran nuestras literas (pegadas a la ventana que tiene vistas al Miño) y nos hemos ido.

La intención era buscar un mirador que habíamos visto viniendo, pero justo saliendo del pueblo hemos visto un cartel con el dibujo de un castillo y un nombre, Pombal. Total, que como no teníamos nada mejor que hacer hemos tirado por ahí… A los 5 minutos de seguir esa carretera y no encontrar ningún castillo hemos puesto en el GPS “Castillo de Pombal” y estaba en Portugal, a 4hr 39 minutos de aquí.

image

image

image

Hemos seguido carretera alante porque no había forma humana de dar la vuelta, y hemos llegado al Miradoiro da Buqueira.

image

image

Os dejo el mapa para que veáis por donde hemos llegado aquí. Carretera de doble sentido pero de tamaño de uno, siguiendo el cauce del Miño y cruzándolo con puentecitos que parecía que se iban a desmoronar en cuanto pusiéramos una rueda encima.

image

Tiere ha disfrutado como un enano, le encanta conducir y descubrir sitios nuevos. Y yo iba acojonada por si nos pasaba algo, porque ni siquiera teníamos cobertura de móvil… Llamarme responsable, pero creo que en unas dos horas nos hemos cruzado con un total de 4 coches.

Lo que más me ha impresionado de toda la mañana han sido los pueblos en los que ves el cartel de que empieza y acaba pero no ves ni una sola casa, las casas en medio de la nada y que durante todo el trayecto había paradas de autobús (en uso) y cubos de basura de orgánico y de reciclaje.

Bueno… Y un paisaje espectacular, los animalitos (sólo hemos visto y oído aves), lo impresionantes que son los cortafuegos de cerca… Una pasada…

Cuando hemos conseguido salir a una carretera normal, hemos vuelto a Portomarin en busca del otro mirador, pero nada… No lo hemos encontrado, así que nos hemos venido al Albergue a dejar los trastos y hemos bajado caminando a la entrada del pueblo para ver llegar a mis padres.

A los cinco minutos de llegar a la entrada del pueblo han aparecido a lo lejos y les ha hecho ilusión que estáramos esperando (o eso ha parecido). La verdad es que la entrada en Portomarin es espectacular... Hay que cruzar un puente sobre el Miño, que te va acercando a una gran escalinata y una puerta, todo de piedra…

Después del saludo, albergue, ducha, pequeño paseo y comida en Bar Restaurante Perez. Hemos preguntado a la gente por la calle y todos nos han dicho que fuéramos a comer allí. Así que hemos hecho caso. Tenían menús de varios precios: 8,50€, 9,50€ y 13€. Los dos primeros variaban el precio por el segundo plato y el último era totalmente diferente. Hemos comido bastante bien, la verdad. El trato muy bueno y tenían azúcar moreno para el café!!!! Con eso me han terminado de ganar…

Inexplicablemente estaba agotada de nuevo y me he ido a dormir un ratito. Nada, una siesta de dos horitas que me ha recompuesto el cuerpo y el alma…
La rodilla va a ratos, sigue doliendo, aunque más de vez en cuando, no es el dolor constante de los primeros días. Sigo echándome la crema tres veces al día, pero he dejado de ponerme el hielo…

Después de la siesta nos hemos dado un paseito por Portomarin.

Casi nada más salir del Albergue vi esta imagen, que me dejó cautivada. Una peregrina dibujando el paisaje. La pregunté si le podía hacer una foto y me dio permiso… No la quise molestar mucho y no se aprecia bien la pasada de dibujo que estaba haciendo…

image

La verdad es que es muy bonito. Hemos caminado por la Rivera del Miño y luego nos hemos metido hacia la Plaza de la Iglesia de San Juan (Igrexa de Xan Xoán).

image

image

Por la mañana vimos que los lunes cerraba, pero cuando llegamos estaba abierta.

image

image

No es de las iglesias más bonitas que hemos visto en el camino, pero tiene su encanto. Y no se muy bien porqué pero me ha transmitido paz.

Después hemos comprado algunos recuerdos en una de las tiendas de la plaza y hemos tomado unas cervezas en uno de los bares que hace esquinita.

Mientras estábamos tomando algo ha ocurrido algo que no me ha gustado mucho. Las campanas de la Iglesia tañían por un altavoz… Tengo que mirar porque… Pero un pueblo como este debería tener campañas de verdad… Y si no las tiene pues que no suenen, porque no ha quedado nada bonito…

Después de las cervezas hemos venido al Albergue, que había que hacer la cena que no hicimos ayer… Revuelto de champiñones y atún… Ñam Ñam Ñam…

Cena rápida y a la cama que mañana hay que madrugar para salir para Palas de Reí… Y hoy tengo que dormirme de las primeras, que en una habitación con 5 literas seguro que roncan más personas además de mi padre… Prprprpr…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *