San Valentin

Corazones de los amantes

 

El 14 de febrero es una fecha en el calendario como otra cualquiera, pero de esas que cuando no tienes pareja te parece una soberana tontería y cuando la tienes te debates entre las ganas de celebrar el amor y la idea tan extendida de que es una ocasión perfecta para aumentar las compras y que aprovechan las tiendas para que aumente el gasto de sus clientes y que el amor se celebra todos los días del año.
Por eso, este año me he puesto a trastear por la web para intentar tener claro de donde viene esta celebración y contároslo.
He leído muchos artículos y noticias y al final hablan más o menos de lo mismo, aunque siempre con matices. Ya sabéis que hay veces que cuando cambia el reportero, cambia la noticia.
Dicen que todo se remonta al siglo III, cuando Claudio II decidió prohibir que los hombres jóvenes se casaran  (principalmente los soldados), puesto que eran más útiles en la batalla al no tener ataduras en sus ciudades (ni mujer ni hijos). Pero un cura llamado Valentín se “apiadaba” de las parejas jóvenes y los casaba en secreto. El Emperador se enteró y lo encarceló. Su carcelero, un soldado llamado Asterius, quiso poner a prueba a Valentín y le retó a que devolviera la vista a su hija Julia que había nacido ciega. Valentín le devolvió la vista y tanto ella como su familia se convirtieron al cristianismo, pero a pesar de todo le martirizaron y ajusticiaron el 14 de febrero del año 270. Julia, como agradecimiento, plantó un almendro al lado de su tumba, por lo que este árbol se convirtió en símbolo de amor.

También se habla de que esta celebración empezó a realizarse cuando el papa Gelasio I quiso prohibir la fiesta pagana de las Lupercales, que se celebraba el 15 de febrero en honor a Lupercus, protector de los pastores y los rebaños en homenaje a la loba que alimentó a Rómulo y Remo.

También he leído que la primera comercialización referida al día de San Valentín vino de la mano de Esther A. Howland en 1840. Era la dueña de una tienda de libros y comenzó a vender en las primeras postales de enamorados, conocidas como “valentines” con símbolos como la forma del corazón o de Cupido.

El día de los enamorados se celebra en infinidad de países, pero no en todos lo hacen el 14 de febrero y en algunos sitios es el “Dia del amor y la amistad”. Por ejemplo en Brasil el “Día Dos Namorados” es el 12 de junio, en China el “Qi Qiao Jie” (día de mostrar las habilidades) es el séptimo día del séptimo mes del calendario lunar,… Y en algunos países (India y Arabia Saudi) está totalmente prohibido y los “valentines” tienen que recurrir al mercado negro para hacer sus regalos.

En cualquier caso, si sois de los que os encanta celebrar este día, en cuanto pongáis los pies en una tienda o en un centro comercial vais a veros rodeados de corazones, osos, rosas y bombones.

Yo no he podido sucumbir a no comprarle un detalle a Tiere. No iba a hacerlo, pero tuve que ir a comprar un regalo de cumpleaños y no pude resistirme… Espero que le guste

Hoy hace exactamente dos años

Hoy hace exactamente dos años que conocí al hombre más maravilloso del mundo. A ver, con esto no estoy diciendo que sea perfecto, porque, como todos, tiene sus cosas. Y yo tampoco soy perfecta, que también hay que echarme de comer a parte. Y juntos tampoco somos perfectos, porque también discutimos, nos enfadamos, nos reconciliamos, nos reímos, nos besamos… Pero lo más importante de todo es que vamos juntos el uno al lado del otro en el camino que estamos eligiendo vivir.

Nunca me ha gustado aquello de la media naranja, porque yo ya soy una naranja completa. Creo que la pareja te tiene que complementar, y eso es lo que hacemos Tiene y yo, complementarnos. Somos iguales pero diferentes. Aquel día que nos vimos las caras por primera vez, lo pensé y se lo dije tal cual “Eres como yo pero con colita”. Él es mi revolución y yo soy su calma.

Nuestra historia no es una historia al uso, al menos hasta hace unos años. Tiere y yo nos conocimos a través de Adopta un Tío. Fuí yo quien escribí, lo recuerdo como si fuera ayer. Y sobre todo recuerdo  lo que me llamó la atención de su perfil. No se estaba vendiendo, me estaba haciendo reír. Así que me tiré a la piscina y le escribí. Estuvimos hablando unos días y como que no arrancábamos a vernos, pero al final se alinearon los astros y nos conocimos.

Y podría decirse que hasta hoy. Tengo claro ya hace tiempo que es la persona con la que quiero compartir el resto de mi vida. Que le amo con locura, pero también con calma. Que quiero que sea el padre de mis hijos, porque estoy segura que también será el padre más maravilloso del mundo. No solemos demostrarnos amor en las redes, porque nuestro amor es privado. jajaja.

Pues eso, un brindis por estos dos años y por todos los que vendrán.

 

Página 1 de 11